miércoles, enero 21, 2009

La risa y otros demonios

Él me mira. Estamos en la cocina, está vestido de marine, pero es argentino. Internamente estoy preocupada por su próxima incursión en campo de batalla. Pero de qué guerra? No lo sé y por el momento no me importa. Intento reir, me sale algo forzado. Él lo nota. Tiene pelo corto, rubio y evidentemente es mi novio o algo así, pero no lo conozco. Por momentos pienso que nunca pude haberme enganchado con alguien así. Sigo igual. Se levanta y me muestra dos ronchas muy coloradas en su espalda. De repente me siento preocupada por él. No entiendo muy bien por qué. Él lo nota y me dice, risueño:

-Tendrías que haber visto las tortugas, como quedaron atrapadas en las cañerías.

Pienso en eso, y ahora me río. Genuinamente.



4 comentarios:

N3RI dijo...

nontendí un joraca. No sabía que tuvieras novio, ni mucho menos que fuera el malo enmascarado que lucha con las tortugas ninja, cómo se llamaba? Destructor?

Bueno, después cuando me veas online me explicás, sarasa larala lara lalá, kurukú?

tiacosas dijo...

neri! todo lo dice la etiqueta asignada al post(?). es un sueño, por eso no lo conozco y por eso es algo incoherente. pero me desperté y no quiero olvidarlo.

toni. dijo...

¿Cómo que tenes novio? No volveré a pisar este blog nuevamente. ¡TE ODIO!

tiacosas dijo...

No tengo novio, toni!

Ufa, nadie entiende nada!! Es un sueño!! Si justo por eso puse que no lo conozco!!

Toni volvéeee!!!!!