martes, marzo 11, 2008

Experimentum fiubensis

Estamos en medio de una experiencia científica notable, que esperemos de excelentes resultados. Consiste de poner a prueba la siguiente afirmación:
Si a los alumnos antes de cursar una materia les dicen que ésta es difícilisima, hay más probabilidades que les vaya mal, que si nadie les dice nada.
Para ello se tomarán tres grupos, uno formado por estudiantes en la mitad de la carrera, con la mitad de recursantes. (de ahora en adelante, grupo A), y los restantes, ingresantes (grupos B y C). Se procederá a anotar a los grupos B y C en la materia Algebra. Se deja constancia que los individuos serán escogidos al azar. Aquí es donde termina la fase 1, denominada "División clasista y combativa".

Procederemos, pues, a la puesta en marcha de la fase 2. Al grupo B se lo mantendrá aislado, cursará y rendirá de acuerdo a sus propias capacidades. En cambio, al grupo C se lo contaminará con ideas negativas de parte del Grupo A, con frases como "Esta materia es una mierda", "Yo la recursé 5 veces", "Los profesores son una porquería", "Con quien te anotaste? Con ese? Es imposible!", "Si la aprobas en la primera cursada, te regalo una Ferrari". Es importante notar que los grupos A y B no se cruzarán, al igual que el B y el C. Aquí termina la fase 2 denominada "Suma y resta de beneficios de cursada".

Aquí llegamos a una etapa crucial, el parcial. En dos aulas separadas se les entregará la hoja del examen a los alumnos, exactamente igual para los dos grupos, B y C. Cuando entregan los examenes, finaliza la fase 3, denominada "Todos al horno, a temperatura moderada por 3 horas". Esta ha sido la última etapa de la parte experimental.

Y aquí es que observaremos los resultados, francamente esclarecedores. El grupo B presentó un índice de aprobación del 60%, mientras que el grupo C tuvo el típico porcentaje de aprobados reinante en la FIUBA, el 10% aproximadamente.

Conclusiones: El impacto psicológico sufrido por los estudiantes al recibir de sus contempóranes, logra un efecto negativo impresionante en los estudiantes. Éstos ya entran asumiendo que les irá mal y que el esfuerzo que deberán hacer es al menos un 70% mayor al real. Los alumnos sin contaminación mental, rendirán de acuerdo a sus propias capacidades, sin incidir ningún factor externo.

Es por todo esto, que les decimos los recursantes shut up your fucking mouth, si recursaste por algo es, querido, pero no-me-jodas al estudiante nuevito con tus ideas oscuras y fatalistas.


Este ha sido un espacio cedido por la autora a "La asociación Callemos al recursante por una sociedad mejor".

2 comentarios:

humanoide dijo...

Cuando tenga un bebé espero que sea feliz desde entonces...

ahora ya sé lo que tengo que hacer...

tiacosas dijo...

La sociedad consumista te da respuestas para todo. Y nuestro babero te servirá muchísimo. Gracias por comentar!